Curiosidades del mundo clásico_I

El término ‘parricida’, es definido por el diccionario de la lengua de la Real Academia Española de la siguiente manera:
1. Persona que mata a su padre, a su madre o a su cónyuge.
2. Por extensión, persona que mata a alguno de sus parientes o de los que son tenidos por padres, además de los naturales.
Pues bien, con nuestra legislación actual, cuando alguien comete delito de parricidio es condenado más o menos años a la pena de prisión…  Sin embargo, los romanos eran un poco más duros con los parricidas: en primer lugar eran azotados con varas, luego eran metidos dentro de un saco, pero no solos sino en compañía de un perro, un gallo, un mono y una culebra, y para rematar la faena eran arrojados al mar o a un río…

ESOS EMPERADORES: SUPERSTICIÓN Y CRUELDAD
Augusto, el sucesor de Julio César, era muy supersticioso. Sabemos por el historiador Suetonio, que tenía pavor al trueno y al relámpago y que cada vez que presentía una tormenta se refugiaba en un lugar abovedado. Si por la mañana, al levantarse, se calzaba al revés, veía en este hecho un signo funesto. En cambio, si al partir de viaje caía rocío lo consideraba un buen presagio. Asimismo tenía la superstición de algunas fechas: jamás se ponía en camino al día siguiente al del mercado ni acometía ningún asunto de importancia los días trece o quince (nonas) de cada mes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARACTERÍSTICAS DEL TEATRO DE ESQUILO

TEXTOS HELÉNICAS, LIBRO II, Jenofonte